Para nuestra sorpresa ya se “cazan” las primeras trufas, a pesar de que este año 2017 ha sido un desastre, pluviométricamente hablando, sobre todo en la zona del Maestrazgo, en el interior de la provincia de Castellón.