Hoy a las 11:00 horas ha tenido lugar una rueda de prensa en la sala de formación de las dependencias de la Policía Local de Vila-real, en la que se ha informado de la colaboración y los resultados del proyecto de detección de cáncer de próstata a través del olfato canino.

Este proyecto se está desarrollando de forma conjunta por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Fe de Valencia, la fundación CDOC y la Unidad Canina (UCAN) de la Policía Local de Vila-real.

Asisten como ponentes a la rueda de prensa: la Concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Vila-real Silvia Gómez, el Comisario Jefe de la Policía Local de Vila-real Domingo Adán, de parte del Instituto de Investigación del hospital La Fe de Valencia Alba Loras, como jefe de la unidad canina de la fundación CDOC Salvador López y como miembro de la UCAN de la Policía Local de Vila-real, nuestro amigo y colaborador, el Agente Alejandro Monferrer.

Ha iniciado la sesión la Concejala de Seguridad dando la bienvenida a los numerosos medios asistentes y poniendo en gran valor la colaboración que se ha estado realizando entre los organismos allí representados, seguidamente, el Comisario Jefe Domingo Adán ha puesto de manifiesto la calidad humana de los miembros de la plantilla a la que dirige, valorando muy positivamente la motivación y el empeño de los miembros de la UCAN demostrados en su participación en este proyecto.

Colaboración de la UCAN de la Policía Local de Vila-real.

A continuación, el Agente Alejandro Monferrer ha explicado la grata sorpresa que se llevó el día que el Oficial responsable de la UCAN Juan Sánchez Mundo le comunicó que la fundación CDOC se había puesto en contacto para colaborar de forma conjunta en el marco de esta investigación. Además, ha expuesto de forma concisa cual ha sido el cometido de la UCAN en esta colaboración, recalcando que los perros policía que integran esta unidad no son los que han participado en el estudio, si no los propios de la fundación CDOC, adiestrados expresamente por su guía Salvador López.

La UCAN ha tenido dos misiones en este proyecto, la primera ha sido aportar sus conocimientos y experiencia en la detección de sustancias y la segunda, aunque no menos importante, la de ejercer de control en las auditorías que se realizaban, como ha explicado a posteriori el jefe de la unidad canina de la fundación CDOC.

Detección de cáncer a través del olfato canino.

La investigadora Alba Loras ha explicado en profundidad la parte clínica de este proyecto de biodetección, en la que se utiliza el olfato canino para encontrar restos de cáncer de próstata en muestras de orina. Según indica, los análisis clínicos que se realizan habitualmente no son suficientes para diferenciar una hiperplasia benigna de próstata (enfermedad bastante habitual en hombres de más de 50 años), de lo que sería un cáncer de próstata ya que los marcadores que se buscan son los mismos, teniendo que realizar con posterioridad una biopsia, siendo esto un método mucho más invasivo. Por este procedimiento se detecta aproximadamente un 70% de hiperplasia y, finalmente tan solo un 30% de pacientes con cáncer.

Con esta investigación se ha podido observar y comprobar que un perro correctamente adiestrado (en este caso la perrita Yuca), es capaz de diferenciar y “marcar” la muestra de orina que contiene trazas de cáncer, con unos resultados que se acercan prácticamente al 100%, incluso durante el desarrollo en estos dos años se han detectado tres pacientes que se presentaban como hiperplasia benigna de próstata y que tras el “marcaje” de Yuca en dichas muestras y posterior biopsia realizada de nuevo a los pacientes, se ha detectado de forma precoz el cáncer de próstata, siendo un factor fundamental para su tratamiento.

Según ha indicado la investigadora, están convencidos que los perros son capaces de detectar “algo” en las muestras de orina a través de su olfato, con lo que la segunda fase del proyecto es averiguar cuales son los metabolitos que detectan estos canes, para aislarlos y con posterioridad recurrir a análisis clínicos que detecten solo estas sustancias, al parecer, volátiles y que no están presentes en otras enfermedades o infecciones, logrando de esta manera un porcentaje mucho más elevado de diagnóstico que el actual modelo utilizado.

Selección del perro adecuado.

Seguidamente, Salvador López ha pasado a comentar lo compleja que resulta la selección de perros para este tipo de trabajo ya que, además de tener un olfato por encima de la media, deben tener otras cualidades como la gestión de los niveles de estrés, la capacidad de concentración y la intensidad en las búsquedas, así como una gran fortaleza mental. Debido a estos niveles de exigencia se han descartado muchos ejemplares que se habían intentado incorporar a este proyecto.

Debido a la gran carga de trabajo y compromisos de los miembros de la UCAN de Vila-real, también ha participado de forma desinteresada en este proyecto el Agente Javier Moragues de la UCAN de la Policía Local de Alberic, para poder cumplir con la programación establecida.

Para finalizar, por parte de la fundación CDOC se ha hecho saber que necesitan de aportaciones para poder mantener y continuar con este interesante proyecto, para más información sobre éste punto puedes ponerte en contacto con ellos a través del correo: unidadcanina@c-doc.org